SEO semántico: qué es la búsqueda semántica para tu estrategia

¿Has notado que hoy en día sólo debes entrar al buscador de Google y con sólo colocar una palabra sin ningún otro contexto, te ofrece sugerencias de respuestas a las preguntas más buscadas?  

Es decir, ya sabías esto, pero lo que tal vez aún no tienes lo suficientemente claro es cómo la búsqueda semántica ha transformado el funcionamiento de los buscadores y sobre todo, la forma de hacer una estrategia SEO. En este artículo encontrarás lo qué es la búsqueda semántica y cómo comenzar a planear una estrategia de SEO semántico.

¿Qué es la búsqueda semántica? Te decimos con un ejemplo

La búsqueda semántica es la recuperación de información por parte de los buscadores para dar la respuesta acertada a lo que buscan los usuarios. Su diferencia consiste en que, se basa en los significados de búsqueda más que en las palabras clave que has introducido en tus contenidos, páginas, anuncios o cualquier otro producto que tengas en internet. 

Esto quiere decir que para que tu información sea vista, los algoritmos trabajan de forma que muestran los resultados más relevantes para el usuario, no sólo por medio de palabras claves, sino también por la intención de la búsqueda y lo que significa para ellos.

 Por ejemplo: 

Un usuario puede buscar un pantalón con puño en las piernas, poner la marca en la que vio alguna vez ese pantalón y obtener el nombre exacto del modelo que busca, incluso, llegar al Ecommerce que lo oferte. 

Es posible que este usuario no haya introducido de forma exacta la palabra clave de todos los anunciantes, o blogs y con todo esto, igual ha logrado llegar al nombre, a sus características y que incluso sea un cliente calificado por haber introducido una palabra clave de marca. 

Todas estas deducciones y probablemente más, las ha hecho el buscador para dar con lo que este usuario buscaba, gracias a que no se limita a las keywords que el anunciante dio, o a las posibles combinaciones, sino que también se ocupa de la semántica o intención de búsqueda. Esto parecido a como es que nosotros como humanos, podemos procesar información y dar una respuesta. ¡Qué maravilla!

Razones para comenzar a planear una estrategia de SEO semántico:

Las búsquedas en internet ya no son como antes; hoy existe mayor competencia, las personas muchas veces no saben con exactitud lo que están buscando y toda la información que se guarda sobre ellos, nos ayuda a mejorar los resultados que damos.  Hablamos de ello cuando planteamos Machine Learning para mejorar el posicionamiento de una página al dar gran cantidad de keywords que Google puede combinar con diferentes contextos de búsqueda.

Otro factor que cambió la interacción es que muchas veces ya ni siquiera escribimos lo que estamos buscando. La búsqueda semántica se encarga de encontrar los significados de las palabras que le decimos al asistente de voz y de acuerdo con ello, nos dé la respuesta que buscamos. 

Otra razón es el idioma en el que se hace la búsqueda porque muchas veces no coincide con los sitios en los que se encuentra la respuesta buscada. Son los menos, es verdad, pero nunca cero. El ejemplo de esto es cuando escuchas una canción que te gustó, y quién sabe en qué idioma estaba cantada, así que sólo cuentas con una tonada, el inicio de los versos o lo que pudiste entender. 

Entras al buscador y escribes: “canción que dice nananana”, los resultados te dan una serie de opciones con esa búsqueda y encuentras entre ellas, justo lo que buscabas. 

Lo mismo ocurre con las aplicaciones de búsqueda como los identificadores de música, buscadores de imágenes o cualquier otro que no haga su trabajo sólo con base en palabras clave, sino por su significado. 

Muchas de las búsquedas que se realizan cada día son increíblemente ambiguas. Alguna vez en Virket Agency, revisamos keywords y caímos en cuenta de que la búsqueda semántica es la solución para comenzar a evitar este tipo de palabra clave. Un ejemplo es la palabra: audiencias.

Si quien hace la búsqueda se trata de una persona que busca sobre mejorar sus audiencias en redes sociales o sobre canales de comunicación para estar cerca de ellos, es probable que llegue a nuestros contenidos al respecto. 

Si por el contrario, se trata de quienes buscan las audiencias en términos legales, definitivamente, nuestro contenido no deberá estar en los resultados de búsqueda.

Web semántica y búsqueda semántica

La web semántica es el tipo de buscador con el que trabajamos actualmente y nos ayuda a que el usuario obtenga la información que busca, con descripciones precisas y todo lo que están buscando. Funciona por medio de entidades que nosotros identificamos como palabras clave definidas, normalmente con mucha competencia, mucho volumen y ambiguas por separado. 

Para crear una estrategia de SEO semántico considera que cada entidad es un campo semántico, formado por varios datos relacionados y que a su vez la van definiendo y diferenciando. Cada una de estas variables es en sí misma otra entidad y forma toda una red, parte de lo que es la búsqueda semántica.

Por ejemplo:

Si comienzas a ofertar tu servicio de refrigeradores inteligentes y quieres aparecer en las búsquedas de todo el que pueda ser un cliente potencial, habrá encontrar todas las entidades que complementarán tu red semántica:

Refrigeradores inteligentes – es una entidad

Comprar refrigeradores inteligentes – es una entidad

Tipos de refrigerados inteligentes – es otra entidad

Con estos tres ejemplos, ya estás comenzando a generar una serie de información que la web semántica contempla para dar un resultado y forma parte de una estrategia de SEO semántico.

Consejos para crear una estrategia de SEO basada en la búsqueda semántica:

Si todo lo platicado antes no te ha convencido o dices: ¿cómo lo voy a hacer?

Estos son los consejos para que comiences a implementarlo.

  1. Escribe en relación a temas no a palabras clave: claro que la búsqueda de keywords sigue siendo importante, pero es momento de comprender que Google agrupa todas las palabras que están relacionadas con un tema y luego, posiciona los contenidos que tienen una red semántica mucho más amplia.  Por ejemplo, si vas a escribir sobre las características de tus refrigeradores inteligentes, lo mejor será pensar en el tema, antes que en la keyword. De esa forma atacas a todas las entidades posibles relacionadas con el tema. 
  2. Utilizar jerarquías de información y contenido: Dar estructura en posteos de manera que los buscadores puedan identificar de qué se trata cada tabla ya sean contenidos, títulos, textos destacados, imágenes u otro recurso. De esta forma ayudas a Google a clasificar cada parte del contenido por estructuras y sentidos.
  3. Relevancia de contenido por medio de enlaces: se trata de un trabajo lento, pero muy seguro. Al establecer relaciones por medio de una estrategia de links, comienzas a ayudar al buscador a relacionar contenidos entre ellos, estableciendo una red semántica con relevancia entre cada página. 
  4. Conoce Knowledge Graph y las actualizaciones de algoritmos: es la base de conocimientos y extracción de información para la búsqueda semántica. Establece las coincidencias semánticas de las palabras claves y genera una red a partir de procesamiento de lenguaje natural con algoritmos como Hummingbird que movilizó la forma de escribir desde palabras clave hasta temáticas. Sobre las actualizaciones que debes vigilar, sabemos que todo se hace pensando en hacer coincidir las búsquedas por medio de lenguaje natural.
  5. Identifica E A T de Google: debido a que los significados y sentidos de cada búsqueda varían, también su grado de prioridad. E A T se crea para ayudar a comprender cómo es que funciona la búsqueda y sus siglas significan Expertise, Authoritativeness y Trustworthiness. Con esta implementación Google detecta el nivel de seguridad que requiere la respuesta, ejemplo de ello, sería la búsqueda de “videos para reir” contra “cómo curar una quemadura”. Cuando E A T detecta que existen respuestas con imprecisiones y pueden ser exponencialmente peligrosas elige no mostrarlos. En este caso, se mostrarán las opciones que tengan mayor nivel de calidad y las que no cumplan con esto se califican como “Tu dinero o tu vida”.

Ahora que sabes qué es la búsqueda semántica y cómo puede ayudarte a generar una estrategia de SEO semántico, recuerda que el posicionamiento es un trabajo constante y de cambio, así que suscríbete al newsletter para seguir conociendo más sobre marketing digital y posicionamiento.

Newsletter

Suscríbete a nuestro blog para recibir los artículos a tu correo:
¡Gracias por suscribirte!

Síguenos

Facebook Twitter Instagram LinkedIn