Conoce cómo definir la personalidad de marca que necesitas

Definir la personalidad de marca es una de las formas de diferenciar y destacar lo que tiene un negocio o proyecto frente a todo lo que hay en el mercado. La intención de que una marca tenga una personalidad es poder conectar de forma más natural y personal con tus clientes. 

¡En este artículo te vamos a contar cómo definir la personalidad de una marca y cómo te vas a beneficiar de ello!

En primer lugar, ¿sabes qué es una personalidad de marca?

Como personas e individuos, estamos definidos por una serie de rasgos que nos distinguen de otros y hace que alguien al observar estas características, rápidamente piense en nosotros. Cómo olvidar cuando alguien nos da un regalo sólo porque pensó en nosotros cuando lo vio, ¿es una buena sensación no? Esto también pasa con la personalidad de marca.

La personalidad de marca  se forma con el conjunto de características emocionales y atributos simbólicos con los que identificamos a nuestros productos o servicios. Para tener éxito, no sólo necesitas tener un nombre original, también es necesario que elijas de forma calculada y estratégica los aspectos van a llenar ese nombre. 

Definir la personalidad de marca es parte de humanizar y hacer más personal un negocio, productos, servicios o proyectos para darle una identidad al nombre que has elegido con base en las opiniones que tienen los consumidores. 

Poner atención a los consumidores es una acción clave para definir la personalidad de marca porque son ellos quienes proyectan y dan valor a un servicio o producto. Con esto nos referimos a que el público es quien se identifica y conecta con lo que mostramos, de esta forma establecemos un valor emocional con ellos. 

Recuerda que los logotipos, gráficos, íconos, paleta de colores o tipografía si bien es una forma de distinguir a tu negocio, no son la personalidad de marca que necesitas. Lo que sí es tu personalidad de marca son todos los elementos que definen la forma de ser de esta persona que has creado: 

  • Cómo se comunica
  • Cómo se ve
  • Cómo es su voz y tono
  • Cuál es su línea editorial

Una vez que tengas esos cuatro elementos, empezarás a poner más contenido a tu nombre.

La personalidad de marca es importante y este es el porqué

Tal como te mencionamos arriba, la personalidad de marca es una forma de conectar con tu público de forma más humana, emocional y sobre todo, como lo harían con una persona. Al hacer esto mejorará la posición que tienes en la mente de los clientes, porque si a nosotros nos alegra que nos recuerden por un aspecto específico, para nuestra marca es un triunfo que los consumidores la recuerden cuando necesiten cubrir sus necesidades. 

Definir la personalidad de marca es la base para saber los tipos de eventos, dinámicas y canales para comunicarte con tu audiencia, planificar los contenidos que vas a publicar con el fin de seguir conectando con tu público. 

Comienza a definir la personalidad de tu marca con los 12 arquetipos de Jung 

Los arquetipos son figuras que han existido desde el inicio de cualquier cultura y ayudan a identificar a los oyentes con la personalidad de marca que estamos presentando ya que tienen características que son similares a sus valores, acciones y experiencias. 

Estos arquetipos son 12 y fueron propuestos por Carl Gustav Jung un psicoanalista que sostiene lo siguiente:

A lo largo de la historia, existen o han existido patrones psicológicos en el inconsciente de las personas que forman una cultura.

Esto indica la forma en la que desarrollan y proyectan su personalidad de forma individual como de forma colectiva. Un ejemplo de eso, son los griegos que para cimentar su forma de vida y cultura contaban con una serie de personajes con características marcadas. 

Los arquetipos son los siguientes:

  • Bufón: personifica la diversión
  • Amante: personifica el amor y la pasión.
  • Explorador: personifica el descubrimiento.
  • Sabio: personifica el conocimiento.
  • Amigo: personifica la confianza.
  • Inocente: personifica el optimismo.
  • Héroe: personifica la valentía.
  • Mago: personifica la transformación.
  • Rebelde: personifica los retos y el cambio.
  • Cuidador: personifica la ayuda y el apoyo.
  • Creador: personifica la innovación.
  • Gobernante: personifica el control.

Ejemplos de cómo aplicar los arquetipos de Jung en la personalidad de marca

Todos estos arquetipos ayudan a diferenciar los rasgos distintivos de una personalidad y tu marca puede tener más de uno o trabajar el único que tienen de muy buena forma tal como lo hace Red Bull con el explorador porque ayuda a conectar con su público meta: aventureros, que les gustan las emociones fuertes, atrevidos e independientes. 

Otro ejemplo de la ejecución de los arquetipos es Google con el sabio, ya que este arquetipo proyecta sabiduría, conocimiento y a una persona que tiene las respuestas a cualquier pregunta, tal como el buscador. Una forma de demostrarlo en su personalidad de marca es su campaña de “Year in Search” la cual plasma lo más buscado en el año y cómo aportó las respuestas a las búsquedas que todos hicimos a lo largo de un año entero: 

Así es como un arquetipo es el paso inicial para modelar la personalidad de marca que tu negocio necesita. ¡Sigamos adelante!

Siguientes pasos para definir la personalidad de marca

Una vez que ya estableciste que tipo de arquetipo será la base de tu personalidad de marca, sigue los siguientes pasos: 

  1. Construye tu historia: como te dijimos en el artículo sobre Storytelling, una historia ayuda a darnos a conocer de forma cercana y provocar emociones. En esta historia darás a conocer tus orígenes: cómo nació tu marca, qué valores tienes, qué objetivos y a dónde vas a llegar.
  2. Da a conocer la propuesta de valor que tienes: es la promesa que le haces a tu público objetivo la cual se basa en los buyer persona que ya estableciste, cómo resuelves sus necesidades y por qué deben preferir tu marca.
  3. Crea tu misión y visión: seguramente ya lo sabes pero todo proyecto, negocio o marca deben tener una misión para cumplir su objetivo de existencia y con ello su visión o a dónde llegarán.
  4. Identifica los valores de tu marca: sí estamos construyendo una personalidad como la que todas las personas tenemos, lo normal es que esta personalidad de marca también se guíe con una serie de valores. Establece una lista con todos los que quieres que tu marca proyecte.
  5. Viste a la personalidad de marca: describe cuántos años tiene, a quién le hablará, cuáles son sus gustos, qué escucha, a quién sigue, qué no le gusta.
  6. Describe tu marca en tres adjetivos: cuando ya tienes los cinco puntos de tu personalidad de marca, es hora de ser conciso y definir en tres palabras cómo es la personalidad de tu marca. Mientras más claro lo tengas, más sencillo será darlo a conocer.

Ahora que ya sabes cómo definir la personalidad de marca para tu negocio o proyecto, estás listo para comenzar a crear una estrategia que refleje esas características que la hacen única en el mercado.

¡No olvides suscribirte al Newsletter para obtener más contenidos sobre marketing digital!

Newsletter

Suscríbete a nuestro blog para recibir los artículos a tu correo:
¡Gracias por suscribirte!

Síguenos

Facebook Twitter Instagram LinkedIn