¿Sabes qué es el diseño web desechable? Te contamos

El diseño web desechable es un mal para el que hay que encontrar soluciones que nos ayuden a crear un sitio mucho más amigable con los usuarios. 

La usabilidad y disponibilidad de un sitio es importante para cualquier plataforma y es muy complicado poder controlarla todo el tiempo, especialmente por los cambios en lenguajes de programación, tendencias o Frames. 

Todos los aspectos mencionados parecen indicar que una página va a volverse obsoleta en algún momento. No tiene que ser algo malo necesariamente porque siempre podremos mejorar algún elemento.

Es aquí donde entra el diseño web desechable, en inglés conocido como Disposable Web Design y al hablar de esto también se debe pensar en lo que significa longevidad en lo digital y cómo influye en los objetivos que tienes para una web.

¿Qué es el diseño web desechable?

Normalmente se asocia la palabra desechable al plástico y todo lo que hacemos con él en un solo uso. 

En el contexto del diseño web querer que algo sea permanente o tenga una larga duración es muy complicado, pero sí hay factores que se pueden tomar en cuenta para que tu diseño no sea obsoleto sin poner resistencia.

  1. UX: cuando un sitio no tiene el mantenimiento, optimización y actualización constante, lo que va a pasar es que ocurrirán cambios en la web y el diseño no podrá adaptarse a ello. Lo vemos en páginas a las que entramos y hay botones fuera de lugar, recuadros o imágenes y todo eso influye en la decisión de irse del sitio o quedarse. 
  2. Seguir modas al diseñar: aplicar formatos o nuevos aditamentos es bueno, actualmente hay una preferencia por los carruseles de Google pero si no va bien con todo lo demás, pronto regresarás a cambiarlo.
  3. Cajas de texto: cuando dividimos la estructura de una página sabemos que existen cajas para acomodar un texto y lo mejor es que siempre tenga una lógica porque en teoría la lectura debe ser sencilla.
  4. Arreglos rápidos muy seguido: incluye a todas las revisiones protocolarias que no se hicieron y que derivaron en arreglos que se tienen que hacer continuamente.

Cada uno de estos aspectos se deben evitar para que un diseño web no sea desechable, pero por lo general cuando estos problemas se repiten comúnmente, es mucho más factible hacer un reemplazo del sitio y cuidar su preparación o de lo contrario se van recursos que podrías implementar en otras cosas.

Causas de un diseño web desechable 

Si después de leer esos 4 aspectos fundamentales, revisaste tu sitio o recordaste cuántos arreglos has tenido que hacer, necesitas saber de dónde vinieron todos estos problemas. El diseño web desechable es sólo lo que podemos ver de todo lo que oculta detrás y si ya has diseñado antes, sabes que encontrar ese error en un más de códigos es una pesadilla. 

Todos, somos susceptibles de cometer uno de estos errores, incluso las personas con mayor experiencia. No hay que dejar que gane el pánico.

  1. Falta de planificación: si no hay una planificación que considere todo lo que se necesite para lograr un buen diseño, no habrá buenos resultados. Sea cuál sea el propósito, desde crear un Ecommerce o un Blog corporativo, la planificación es vital.
  2. Armar todo mientras avanzas: desde el inicio se deberán integrar la arquitectura, navegación y accesibilidad a las diferentes subcategorías. La organización de la información y el modo de llegar a ella en un sitio es clave, las rutas podrán modificarse conforme crezca.
  3. Seguir tendencias: no es malo, seguro que después de una nueva, hay más y más. pero si vas a diseñar algo con un fin comercial, ve por los marcos compatibles y establecidos. Hay que tomar decisiones pensando en el proyecto y sus objetivos, si la tendencia es compatible, podemos utilizarla.
  4. Mala documentación: pensemos que te vas a ir de vacaciones por un largo tiempo y no vas a tener contacto con tu diseño por lo que vas a tener que dejarlo en las manos de alguien más. Siempre será bueno dejar claro el funcionamiento básico de un sitio y sin acumular conocimiento innecesario.
  5. Usar plataformas de terceros: si vas a diseñar ten en cuenta que es mejor crearlo tú o contratar a una agencia de diseño web porque si te vas a otros dominios, no serás dueño del contenido y poco a poco verás como el sitio se vuelve obsoleto sin que puedas hacer nada.
  6. Pensar en el corto plazo: las victorias rápidas son parte de poner un parche en una gotera que se abrirá de nuevo. Mejor pensar en la duración de una web y en planes emergentes en caso de cambio. 

Trabajar por evitar el diseño web desechable

Hacer un diseño web duradero es parte de buscar la longevidad y la verdad es que la web nos ayuda mucho a conseguir esto porque si algo no está funcionando no es igual a abandonar un edificio. 

Sin embargo, sí generamos descartes que a la larga también generan una huella considerable.

El mundo digital va a estar cambiando constantemente y hacer un diseño web sostenible es la solución para que no te afecten los cambios y al mismo tiempo puedas perdurar. No es algo que se contradiga.

Si como desarrollador comprendes de qué va el proyecto, qué quiere conseguir, cómo es posible que cambie gracias a datos obtenidos a lo largo del tiempo con analítica, separar lo que debe ser constante y lo que puede cambiar. Esta es una forma de poder ser adaptable con el tiempo para evitar el diseño web desechable.

Por ejemplo, los elementos que perduran son:

  • Estructura URL coherente con todas las categorías del sitio.
  • Marca para no estar cambiando de imagen todo el tiempo.
  • Temas de contenido, voz y tono de publicaciones.
  • Bases de diseño como tipografía, colores, cuadrícula y navegación.
  • Accesibilidad es necesario que cualquier persona pueda acceder a la página.

Si tienes en cuenta esta pequeña lista tus diseños comenzarán a ser mucho más sostenibles, perdurables y no contribuirás a que se tengan que hacer cambios constantemente o se deba reemplazar completamente.

Un poco sobre el diseño web sostenible

El concepto de durabilidad es diferente para los artículos como zapatos o edificios, si te dicen que el diseño de un edificio es bueno porque ha permanecido bien desde hace mucho tiempo, es cierto. Si tus zapatos son heredados por tu bisabuelo italiano y siguen como el primer día, definitivamente son buenos. Si un sitio se mantiene igual desde el inicio hasta el día de hoy, no es tan bueno.

Un ejemplo son los sitios web de los noventas que muchos de ellos se mantienen activos, pero son completamente difíciles de adaptarse a los nuevos Frames o formatos. Recordemos que hace unos años todos podían tener una página y estar subiendo contenido pero, ¿qué tan bueno fue esto? Al final, seguramente todas esas páginas terminaron siendo absorbidas. 

La capacidad de cambiar es parte del diseño por lo que la clave está en la palabra resiliencia. Esto lo podemos construir por medio de contestar preguntas como: ¿Qué pasaría con el sitio si..?

Mientras más preparados estemos ante esos escenarios el sitio podrá seguirse adaptando y nunca olvidemos el diseño web responsivo.

Con estas prácticas podrás evitar caer en un diseño web desechable y evitar arreglos que pudieron evitarse desde el inicio, enfocándose en actualizaciones y optimizaciones que realmente te van a beneficiar. 

¡Enciende tus notificaciones para que te enteres del siguiente artículo y comiences a diseñar de forma sostenible!

Newsletter

Suscríbete a nuestro blog para recibir los artículos a tu correo:
¡Gracias por suscribirte!

Síguenos

Facebook Twitter Instagram LinkedIn